- Alfabetización -

EL MAYOR DESAFÍO CON EL QUE SE ENCUENTRAN LOS NIÑOS AL COMIENZO DE LA ESCOLARIDAD ES EL ACCESO A LA LECTOESCRITURA.

Alfabetización
A menudo la dificultad lectora está asociada a alteraciones como el déficit de atención, de memoria o problemas psiquiátricos. Otras veces se vincula a dificultades específicas de lectura tales como la dislexia.

Aunque nuestro país no cuenta con datos estadísticos actuales sobre los trastornos específicos de los niños en la lectoescritura; la experiencia acumulada y los estudios realizados gracias al aporte de la neuropsicología cognitiva en relación a esta problemática, nos llevan a pensar en un incremento cuantitativo de la población escolar con dichos trastornos.

Como profesionales dedicados a los trastornos del desarrollo y el aprendizaje, evaluamos la presencia o ausencia de las habilidades cognitivas necesarias para el acceso a la lectoescritura en niños que ingresan a primer grado de la educación primaria para actuar sobre la prevención del trastorno lector con pruebas construidas especialmente para el idioma español.
 
Previo al ingreso del niño a la lectoescritura y para evitar posibles trastornos, se debe hacer un rastreo de cuáles son las conductas cognitivas que aún no ha adquirido y/o los procesos corticales que no están estabilizados por medio de una pueba de habilidades cognitivas de predicción lectora, con un corto tiempo de toma para que todos los niños que inicien el primer año de la educación primaria puedan ser evaluados. Es decir, estas habilidades cognitivas deben ponerse a prueba al comienzo de la escolaridad para predecir el desempeño en lectura antes del inicio de su enseñanza formal.
 
Tanto la prueba como la recuperación de los déficits encontrados se sustentan en los postulados de la neuropsicología cognitiva, en las investigaciones actuales validadas por la comunidad científica internacional y en la evidencia empírica, acumulada en años de trabajo con niños argentinos, dedicados a la educación y al tratamiento de los trastornos del aprendizaje. Este estudio permitirá a los profesionales responsables del área psicopedagógica realizar una evaluación precoz para verificar qué niños presentan riesgo de dificultades en el acceso a la lectoescritura, permitiendo una acción preventiva a nivel cognitivo.

La Breve Prueba de Predicción Lectora (Cañás, Bibiana) es una evaluación diagnóstica que nos permite discriminar fehacientemente a los niños en riesgo de tener dificultades para la adquisición de la lectoescritura, es decir, discriminar cuáles son las capacidades cognitivas involucradas en ella que posiblemente presenten alguna alteración o retraso en su desarrollo, ya sea por un trastorno neurofuncional o porque ese niño no ha recibido la estimulación familiar o escolar suficiente y adecuada para consolidar sus aprendizajes.

Utilizamos un método fonológico informatizado para la correcta adquisición de la lectoescritura, ya que el aprendizaje de la conciencia fonológica, es decir, su interpretación intelectual, es condición absolutamente imprescindible para el acceso rápido y eficaz a ella.

A través de un trabajo sostenido se logra superar la lectura mal adquirida, es decir, la lectura silábica y falta de comprensión de textos.
A su vez, realizamos el asesoramiento correspondiente a las docentes de nuestros pacientes para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa con respecto a la enseñanza de la lectura y la recuperación de las habilidades lectoras involucradas.
 

 

Consultar
Imprimir
Susana De León - Neuropsicología cognitiva
Alfabetización

EL MAYOR DESAFÍO CON EL QUE SE ENCUENTRAN LOS NIÑOS AL COMIENZO DE LA ESCOLARIDAD ES EL ACCESO A LA LECTOESCRITURA.
Alfabetización
A menudo la dificultad lectora está asociada a alteraciones como el déficit de atención, de memoria o problemas psiquiátricos. Otras veces se vincula a dificultades específicas de lectura tales como la dislexia.

Aunque nuestro país no cuenta con datos estadísticos actuales sobre los trastornos específicos de los niños en la lectoescritura; la experiencia acumulada y los estudios realizados gracias al aporte de la neuropsicología cognitiva en relación a esta problemática, nos llevan a pensar en un incremento cuantitativo de la población escolar con dichos trastornos.

Como profesionales dedicados a los trastornos del desarrollo y el aprendizaje, evaluamos la presencia o ausencia de las habilidades cognitivas necesarias para el acceso a la lectoescritura en niños que ingresan a primer grado de la educación primaria para actuar sobre la prevención del trastorno lector con pruebas construidas especialmente para el idioma español.
 
Previo al ingreso del niño a la lectoescritura y para evitar posibles trastornos, se debe hacer un rastreo de cuáles son las conductas cognitivas que aún no ha adquirido y/o los procesos corticales que no están estabilizados por medio de una pueba de habilidades cognitivas de predicción lectora, con un corto tiempo de toma para que todos los niños que inicien el primer año de la educación primaria puedan ser evaluados. Es decir, estas habilidades cognitivas deben ponerse a prueba al comienzo de la escolaridad para predecir el desempeño en lectura antes del inicio de su enseñanza formal.
 
Tanto la prueba como la recuperación de los déficits encontrados se sustentan en los postulados de la neuropsicología cognitiva, en las investigaciones actuales validadas por la comunidad científica internacional y en la evidencia empírica, acumulada en años de trabajo con niños argentinos, dedicados a la educación y al tratamiento de los trastornos del aprendizaje. Este estudio permitirá a los profesionales responsables del área psicopedagógica realizar una evaluación precoz para verificar qué niños presentan riesgo de dificultades en el acceso a la lectoescritura, permitiendo una acción preventiva a nivel cognitivo.

La Breve Prueba de Predicción Lectora (Cañás, Bibiana) es una evaluación diagnóstica que nos permite discriminar fehacientemente a los niños en riesgo de tener dificultades para la adquisición de la lectoescritura, es decir, discriminar cuáles son las capacidades cognitivas involucradas en ella que posiblemente presenten alguna alteración o retraso en su desarrollo, ya sea por un trastorno neurofuncional o porque ese niño no ha recibido la estimulación familiar o escolar suficiente y adecuada para consolidar sus aprendizajes.

Utilizamos un método fonológico informatizado para la correcta adquisición de la lectoescritura, ya que el aprendizaje de la conciencia fonológica, es decir, su interpretación intelectual, es condición absolutamente imprescindible para el acceso rápido y eficaz a ella.

A través de un trabajo sostenido se logra superar la lectura mal adquirida, es decir, la lectura silábica y falta de comprensión de textos.
A su vez, realizamos el asesoramiento correspondiente a las docentes de nuestros pacientes para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa con respecto a la enseñanza de la lectura y la recuperación de las habilidades lectoras involucradas.